Doble Moral

14 febrero 2012

Llegan otros tiempos

      La filosofía del fútbol siempre fue competir para poder ganar, esa premisa es la que verdaderamente alentaba a este deporte desde todas sus facetas.  Las maneras de ganar nunca han estado escritas en enciclopedias, internet... sino en el terreno de juego. No hay maneras de ganar, se compite y se lucha, unas veces sale bien otras no tanto, durante estos últimos 4 años han habido victorias basadas según algunos entendidos en el modelo o ADN de una entidad que se ha llevado muchos logros, no se cuestionaba nada, todo era perfecto, digno de imitar, sobresaliente.  Pero esas rachas no duran siempre y hay otros que poquito a poco intentan escalar peldaños, recuperar prestigio, hegemonía, en un mundo de mucha competitividad y exigencia deportivas diarias. Hay profesionales que se dedican a enjuiciar e informar sobre estas cosas pero lo hacen de manera muy sutil y con bastante demagogia en algunos casos.

¿Es tan difícil tratar a todos igual? ¿Valorar las cosas que se consiguen de una igual manera, sobre el campo?, ¿porque un sector de este mundillo del deporte como es el periodismo es incapaz de tratar a todos por el mismo rasero?, las respuestas las tenemos nosotros, nadie nos va a convencer, nuestra propia personalidad hará que tengamos una opinión formada de ésto.   Ser hincha de un equipo muchas veces no lo puedes llevar al trabajo, lo conviertes en un circo y acabas perdiendo tanta credibilidad que luego lo que plasmas en un diario no tiene ningún valor, la gente escucha, lee, ve y luego sacan sus propias conclusiones. ¡Decir la verdad!, no ataquéis siempre al mismo, repartir elogios y críticas, no comparéis unos con otros, no seáis sectarios, demostrar que podéis hablar tanto de unos como de otros sin repulsa, odio, etc...

      El fútbol al fin y al cabo siempre acabará siendo estadística pura, porque el presente pasa y lo que queda son las victorias, derrotas o títulos conseguidos, por eso es tan importante lo conseguido como lo que en futuro puedas conseguir.  Es normal que los hinchas de diferentes clubs no se pongan de acuerdo y se disputen que su equipo es mejor que el otro ¡pero profesionales del mundo de la información!, no es tan lógico y razonable. Todos o casi todos -amigo Cuéllar, disputa la nuestra- se acaban decantando casi siempre por el que en esos momentos triunfa porque claro subirse a ese carro es fácil y luego cuando esa racha pasa como osan subirse al carro del recien llegado. Espectáculos como los que podemos ver en programas nocturnos que luego se pelean por share de 1,6% , al principio aún eran algo de novedad pero con el paso del tiempo se convierten en monótonos, cansinos, repetitivos, acaban destapando a todos y demostrando que muchos de ellos no son fieles ni a sus propias ideas y pensamientos cambiando constantemente de parecer sólo por dar exclusivas que al final están muy lejos de la propia realidad.




Seamos conscientes y pensemos que detrás de muchas cosas que decimos o hablamos hay mucha gente que pueden utilizarlas tanto en nuestra contra como a favor, ser copiado o imitado en los tiempos que corren no son sinónimos de éxito, más bien lo contrario, las personas que triunfan son las que hablan y explican de manera feaciente sus ideas o pensamientos pero para dialogar no para disputar ni pelear. Tengamos la fiesta en paz y si ahora la gallina de los huevos de oro cojea de una pata seamos capaces de decirlo. Se trata de decir la verdad, no de encubrir lo que pasa. Seamos justos con todos. Antiguamente el periodismo de los dos grandes estaban en contínuas peleas y discusiones pero con razones de por medio, actualmente casi todo ese periodismo rema hacia un lado, el lado del opresor.



FELIZ DÍA DE SAN VALENTIN.




IRONÍA ON.








13 febrero 2012

Diezmados

     Si alguien nos dice que a estas alturas habría un equipo que tendría tan de cara la Liga 2011-2012, no nos lo creeríamos, encima que fuera el equipo que ha estado sometido por la hegemonía de otro durante 3 años, que se han hecho eternos, menos, pero todo llega y en este caso el título de la regularidad marcha por buen camino y promete ser más corto de lo que algunos han ido vaticinando durante los últimos días. Prudencia es una virtud igual que trabajar para conseguir los objetivos por eso este equipo seguirá luchando y jugando como si esa distancia no existiera. Es muy importante una labor, la de hacer que en una plantilla todos sus hombres se sientan importantes en el equipo, sino todos, la inmensa mayoría de ellos, algunos ciertamente juegan poquísimo o nada, pero bueno esto es fútbol y para eso hay un DT que es el que elige en cada momento alineaciones y cambios en beneficio del equipo.  En estos momentos sería fácil dedicarse a recordar a los que ahora van por detrás, mensajes que han ido vociferando durante estos últimos tiempos, pero no es mi estilo ni el del madridismo, esperaremos hasta el momento en el cual si se pueda CELEBRAR.

      La UCL es realmente el título de los madridistas, las casualidades de la vida hacen que ahora estemos a diez puntos y que este año deseemos la décima por encima de todo, hay que trabajar mucho para intentar este objetivo pero ni mucho menos es imposible.  Los octavos se presentan asequibles pero a partir de los cuartos hay que jugar cada partido intensamente y sabiendo cada jugador lo que se juega por él y por su club.  Ahí estará el reto de este año, cruzarnos con los que el año pasado nos privaron de jugar la final sería importante para cambiar la historia, pero bueno de eso se encargará el destino, los sorteos y la buena o mala suerte.  La prensa empezará a quitar importancia a la liga por ser el Real Madrid, tranquilos no pasa nada, hemos estado solos cuando nadie daba un duro por nosotros, ahora que vamos delante podemos seguir solos tranquilamente -como diría aquel-.



     Se está demostrando que este equipo es una piña y no hacer caso de todo lo que se dice desde fuera, que sólo trata de desestabilizar y romper algo que ha costado conseguir, un bloque, el principal responsable es esa persona que no se irá en Mayo del Real sino que seguirá trabajando para consolidar un proyecto que tiene mucho tiempo por delante. Ese portugués que muchos han tildado de cosas que no es pero que sigue tranquilamente sin inmutarse ante todo eso. Es fuerte y esa fuerza la transmite a su equipo. Todos juntos podremos conseguir grandes logros. 

Siempre Real.